¿Cuáles son los “cuerpos que importan” en la UAM-X? Reportaje por Translúcido

El 9 de junio de 2016 apareció, a manera de censura, un comunicado firmado por el programa Institucional “Cuerpos que Importan” en el lugar donde previamente estudiantes habían instalado el Muro de Denuncia al Acoso en la Universidad Autónoma Metropolitana Unidad Xochimilco (UAM-X). Este muro, entre otras cosas, logró colocar en la agenda de la comunidad UAM la problemática del acoso escolar en esta casa de estudios.

A partir del 2011, la UAM designó al programa “Cuerpos que Importan” como el organismo institucional responsable de atender y prevenir las denuncias de acoso escolar. Sin embargo, su funcionamiento sigue siendo cuestionado, ya que no sólo no ha conseguido prevenir los múltiples casos de acoso escolar y laboral, sino que las y los estudiantes han preferido denunciarlos a través de medios libres y alternativos.

El programa “Cuerpos que Importan” delata inconsistencias, que, en principio, se reflejan en la falta de difusión y en la relación que estableció con las y los estudiantes de la Unidad Xochimilco a partir del feminicidio de Xóchitl Carrasco Cerón, alumna de la Licenciatura de Comunicación Social en la UAM-X, a manos de su ex pareja, Antares Israel Baqueiro Manzano, el 11 de junio de 2014.

Otra manifestación de estas inconsistencias es el Muro de Denuncia al Acoso, expuesto por estudiantes del 30 de mayo al 8 de junio de 2016 en las instalaciones de la universidad, e impulsado por el Comité de Lucha Estudiantil, el cubículo José Revueltas y la Colectiva Clítoris Salvaje. Su finalidad fue la de exhibir públicamente denuncias de acoso sexual por parte de estudiantes, docentes y trabajadoras de esta Institución.

13336171_10208438868863254_194562354_n

En respuesta al silencio institucional y la censura del muro, el 17 de junio de 2016 estas agrupaciones decidieron realizar un escrache (acción de protesta y denuncia en los espacios del agresor) en la Sala de Consejo mientras sus integrantes se encontraban en sesión.

Durante el escrache, el nombre “Cuerpos que Importan” comenzó a circular entre participantes y espectadoras/es que alegaban que la función de ese programa era dar cabida a las inquietudes, denuncias, comentarios, quejas y sugerencias del alumnado en torno a las agresiones sexuales.

Después del escrache, Translúcido se acercó a “Cuerpos que Importan” buscando su postura al respecto, así como conocer a profundidad el funcionamiento y las características del programa. En respuesta obtuvimos un tríptico que, a decir de la recepcionista de las oficinas de Orientación Educativa, tenía “toda la información” que necesitábamos.

Nadie más podía atendernos en ese momento. Nos informaron que las personas que integran el programa “Cuerpos que Importan” se encontraban en una junta.  Días después conseguimos comunicarnos vía telefónica con la doctora Guadalupe Huacúz, actual responsable del programa y profesora investigadora del Departamento de Política y Cultura del Área ‘Mujer, Identidad y Poder’, profesora de la Maestría en Estudios de la Mujer y experta en el tema de violencia de género, quien nos refirió nuevamente al tríptico, diciéndonos que éste contenía la información básica del programa, así como su visión institucional.

La Dra. Huacúz comentó a Translúcido que “Cuerpos que Importan” es el primer programa en su clase dentro de las universidades del país que cuenta con más de 30 personas capacitadas para brindar servicio en los temas de violencia y violencia de género.

“Cuerpos que Importan” inició sus actividades en el 2011 como una red para prevenir y erradicar la violencia en la universidad. Sin embargo, en el 2013 la Dra. Patricia Alfaro Moctezuma, rectora de la misma, decidió institucionalizar el programa:

“Cuando yo tomo la rectoría ya existía “Cuerpos que Importan”, […] ellas son fundamentalmente mujeres y hacían actividades para trabajar en contra de la violencia de género, entonces yo venía dándole seguimiento. Cuando yo tomé la rectoría hablé con ellas y les propuse que se integraran a los proyectos institucionales. ¿Por qué razón? Porque cuando estás integrado a proyectos institucionales tienes presupuesto, tienes apoyo logístico; entonces la intención era respaldar a “Cuerpos que Importan” con apoyo logístico y presupuesto”. (sic)

A lo cual la Dra. Huacúz agregó:

“Dudamos si integrarnos o no, lo platicamos entre nosotras, pero decidimos hacerlo porque sólo así podríamos obtener el apoyo de la institución, nos hacían falta muchas cosas, que desde la autonomía [del programa] no teníamos acceso, por eso decidimos institucionalizarnos”. (sic)

A partir de 2013, “Cuerpos que Importan” recibió un presupuesto anual para ejercerse durante los tres trimestres que contempla el ciclo escolar. Para el 2016 se autorizó un presupuesto de 100 mil pesos que, en teoría, habrían de ser destinados al cumplimiento de los objetivos planteados por el programa. Durante el primer trimestre del año se gastó el 30.79% del total.

“Cuerpos que Importan”, según Alfaro, busca:

“Identificar casos de violencia perpetrados en la institución y capacitar al personal para que se sensibilice ante estos acontecimientos, así como establecer protocolos de intervención en violencia de género”.

Aseguró que el programa trabaja en conjunto con la Defensoría de los Derechos Universitarios (organismo creado apenas en 2015) debido a que:

“La universidad en su estructura no contempla una instancia dedicada solamente al asunto del acoso, y en caso de alguna agresión o acoso, “Cuerpos que Importan” acompaña a las afectadas o afectados en su proceso […] para darle un respaldo a la víctima, dependiendo  de como esté la situación”.

En otras palabras, la labor del programa “Cuerpos que Importan” no se involucra en el proceso de denuncia ni ejerce presión para que ésta exista, como lo comenta el Psicólogo Víctor Manuel Polo Gil, que ha formado parte de “Cuerpos que Importan” desde su inicio:

“Nosotros no vamos y decimos -oye tienes que denunciar; más bien, yo te acompaño hasta que llegues con el juez-“. (sic)

Imagen: Ali López

Según la sección 4 del artículo 23 de la Ley Orgánica de la UAM, corresponde a los Consejos Académicos proponer ante el órgano correspondiente medidas que tiendan al mejoramiento de las actividades de la unidad universitaria.

El párrafo tercero del reglamento de la Defensoría de los Derechos Universitarios, por su parte, señala que:

“La universidad, por su naturaleza de institución pública y autónoma, tiene como una de sus funciones sustantivas la de impartir educación superior, procurando que la formación de profesionales corresponda a las necesidades de la sociedad, debe ser un ejemplo y modelo de respeto a la legislación nacional y universitaria; por lo tanto, es parte de sus prioridades cuidar que en sus espacios se promueva, defienda y vigile el respeto de los derechos humanos de su comunidad, ya que estos y los derechos universitarios son complementarios en la medida que guardan un vínculo indisoluble”.

En este orden de ideas, le correspondería a la Defensoría de los Derechos Universitarios dar solución a estas problemáticas. Esto ha resultado contradictorio, puesto que, pese a las obligaciones de la universidad como institución pública y federal, las líneas 3ª a 6ª del párrafo quinto del reglamento de la Defensoría de los Derechos Universitarios, establecen que:

“Si bien la Defensoría no tiene autoridad para hacer cumplir sus recomendaciones, su credibilidad, independencia y confianza son las fortalezas que la distinguen y los valores que le dan autoridad moral para propiciar un ambiente universitario en los espacios donde se desarrollan actividades relacionadas con el objeto de la Institución”.

En otras palabras, como la UAM-X no tiene la capacidad de abordar jurídicamente las problemáticas sobre las que se sustenta “Cuerpos que Importan”, solamente ofrece apoyo psicológico a sus estudiantes en relación con la violencia de género.

En este punto cobra relevancia el caso de Xóchitl Carrasco Cerón, que evidenció que el programa “Cuerpos que Importan” no consiguió contribuir para prevenir su feminicidio. Ante la ausencia de un protocolo de acompañamiento para estudiantes que enfrentan violencia de género, “Cuerpos que Importan” no cumplió con su objetivo de “Difundir información que permita sensibilizar y reconocer los distintos tipos de violencias entre las y los integrantes de la comunidad universitaria”.

Aunque algunas de las compañeras de salón de Xóchitl recibieron mensajes vía Facebook por parte de distintos organismos universitarios, ninguno estaba firmado por “Cuerpos que Importan”. La Dra. Huacúz, sin embargo, asegura que el programa tiene un acercamiento personal con cada uno de los casos. Por su parte, el mayor apoyo que tuvieron las y los compañeros de Xóchitl dentro de la institución, fue el que recibieron de sus profesores, gracias a su convicción personal.

Después del feminicidio de Xóchitl, las acciones de “Cuerpos que Importan” se enfocaron en la realización de una serie de vídeos, que de acuerdo con Huacúz:

“Son uno de los tantos elementos con los que el programa busca acercarse a la comunidad universitaria para sensibilizarla en términos de violencia y violencia de género”.

En YouTube se pueden encontrar dos canales con el nombre de “Cuerpos que Importan” que, al parecer, responden al mismo programa desde dos ámbitos diferentes. El primero cuenta con 30 suscripciones y 4 vídeos, todos publicados el 20 de febrero de 2015, con los títulos “Violencia en el Noviazgo” (con 3,763 vistas), “NOTIUAM” (361 vistas), “Hostigamiento Escolar” (673 vistas) y “Hostigamiento Laboral” (1,440 vistas). Este canal se atribuye a la UAM-X, al programa “Cuerpos que Importan” y a la Psicóloga Maricarmen de Lara.

El segundo canal tiene cero suscripciones y sólo un video, publicado el 6 de abril del 2016, titulado “Cuerpos que Importan UAM-X”, que cuenta con 136 vistas. Este canal se atribuye a estudiantes de la universidad que hicieron su servicio en el programa “Cuerpos que importan”.

En términos de visitas en redes sociales, estas cifras resultan poco significativas ante una población estudiantil conformada por casi 16 mil personas, además de los más de mil millones de usuarias/os (casi un tercio de las personas conectadas a Internet) que se encuentran activos dentro de esta plataforma de vídeos.

En ambos casos es posible apreciar que los videos son de estética escolar y que revelan muy poco de la postura política y social del programa “Cuerpos que Importan”. Los primeros 4 vídeos mencionados muestran una manufactura informativa-educativa; el más reciente presenta al programa de manera institucional, y al tríptico en un comercial de formato antiguo con poco qué ofrecer visualmente.

Otro de los objetivos de “Cuerpos que Importan”, según indica el folleto, es el de: “Promover espacios de discusión con el fin de reflexionar en torno al género y las violencias que se padecen en el ámbito universitario”. Para atenderlo, desde el programa se realiza un ciclo anual que ofrece conferencias, exposiciones, pláticas sobre temas de diversidad, salud y problemáticas relacionadas con la sexualidad y la violencia de género. Lo cierto es que estos espacios no cuentan con mucha popularidad entre las y los estudiantes.

Esta percepción podría evidenciarse parcialmente por el número de likes en su página oficial de Facebook. Mientras la página de “Cuerpos que Importan” contaba hasta el 20 de julio con 1576 “me gusta”, la Colectiva Clítoris Salvaje tenía 3,382, y el Comité de Lucha UAM-X (representante del cubículo estudiantil José Revueltas en la red social) 18,033 en la misma fecha.

Sin duda, la creación del Muro de Denuncia al Acoso hace evidente la brecha comunicacional que existe entre la institución y sus estudiantes. Lo cierto es que alumnas y alumnos de todas las licenciaturas y posgrados de la UAM-X se han enfrentado directa o indirectamente a algún tipo de violencia de género dentro de la institución.

El que un colectivo estudiantil se vea obligado a abrir un espacio de denuncia que revela casos como el del profesor que les dice a sus estudiantes que “las mujeres deberían morirse antes de los 40 años”, cuestiona si el programa “Cuerpos que Importan” está cumpliendo su función primaria: prevenir la violencia de género en las instalaciones de la UAM.

Por su parte, “El Muro del Acoso UAM-X” recibió una grata respuesta. Llamó la atención de estudiantes, trabajadoras/es y docentes de la universidad, así como de diversos medios de comunicación.

Imagen: Martha Pérez Tejada

El programa “Cuerpos que Importan” indica a las y los estudiantes que, de enfrentar acoso sexual, deben dirigirse a su agresor para “resolver el problema”. “La mayoría de los profesores que integran el equipo de “Cuerpos que Importan” fueron denunciados en el muro”, declaró una estudiante de la licenciatura de Psicología.

“‘Cuerpos que Importan’ ofrece ayuda y, según cuidan de una como estudiante, pero como son institucionales ya no sabes si te van a apoyar a ti o a proteger al profesor”. (sic)

…señaló la estudiante, que pidió guardar el anonimato, refiriendo también el caso de una amiga suya que acudió a la institución en busca de ayuda después de ser acosada sexualmente por uno de sus profesores:

“Mi amiga los buscó y lo único que hicieron fue proteger al profesor. No sé si ella fue con “Cuerpos que Importan”, pero al final son parte de la institución y es casi seguro que harán lo mismo. Por eso creo que el Muro responde a la necesidad que tienen las estudiantes de ser escuchadas y que los demás sepan de quién hay que cuidarse.”

Natalia G., también estudiante de Psicología, declaró:

¿Cómo voy a acudir a “Cuerpos que Importan”, si la mayoría de los que trabajan ahí son de Psicología, al igual que la mayoría de los que están en el muro?”

De las 51 denuncias hechas en el muro, 39 referían casos de acoso cometidos por académicos de la UAM-X. Siete de estos denunciaban a profesores de la Licenciatura en Psicología. La Dra. Huacúz comentó que una de las razones por las que el cubículo estudiantil no quiso entablar un diálogo con el programa a su cargo fue porque éste es parte de la institución.

La respuesta institucional ante el Muro de Denuncia al Acoso UAM-X fue retirar los carteles que exponían las denuncias hechas por estudiantes, y colocar en su lugar un comunicado firmado por “Cuerpos que Importan”, que exhortaba:

“…a quienes fueran objeto de acoso u hostigamiento sexual, a denunciar formalmente este tipo de agresiones” a través de “los Coordinadores de Licenciatura, Jefes de Departamento, Secretario de Unidad o bien directamente a las oficinas de la Defensoría de los Derechos Universitarios”.

Y que:

“Se está trabajando en un protocolo para la Prevención, Atención y Eliminación de la Violencia de Género en la UAM Xochimilco. La presentación de este Protocolo a la comunidad universitaria tendrá lugar en el transcurso del año 2017”.

Imagen: Martha Pérez Tejada

Como resultado, las y los estudiantes cuentan con pocas instancias para abordar las problemáticas que le competen a “Cuerpos que Importan”. Cuentan, por un lado, con el Cubículo Estudiantil, que tiene detractores y sectores de desaprobación en la universidad; y, por el otro, con “Cuerpos que Importan”, con la poca confianza que el alumnado ha evidenciado tenerle.

Además, acceder al Departamento de Orientación Educativa es una tarea complicada. Durante los tres días en que Translúcido solicitó asesoría en esta instancia, solamente recibió atención una vez. Adicionalmente, iniciativas como los videos de YouTube y la página de Facebook son atendidos regularmente por estudiantes que están realizando su Servicio Social. En respuesta, la percepción de imagen y continuidad del programa por parte de las y los estudiantes no es la más favorable.

¿El programa “Cuerpos que Importan” está cumpliendo realmente con su función? ¿Representa en verdad una vía de acceso y resolución a los problemas que genera la violencia de género dentro de la UAM-X?

Si no son los de sus estudiantes y trabajadoras, ¿cuáles son los “Cuerpos que Importan” en la UAM-X?

Imagen: Ali López

Reportaje: Translúcido
Corrección de estilo: La que Arde

**Este reportaje fue coordinado por Roxana Foladori, realizador por estudiantes de Taller de Periodismo durante el trimestre 2016 Primavera en la Licenciatura en Comunicación Social de la UAM-Xochimilco. Translúcido es un periódico estudiantil conformado por Martha Pérez Tejada Bobadilla, Alejandro García Pacheco, Ali López Pérez, Bruno González Vázquez y Orlando Ramírez Chávez, que arde en la llama de la transgresión y sostiene que el acto de denuncia sólo puede ser parte de la información cuando éste se elabora a partir de una investigación de largo aliento.

About La que Arde

Somos una revista vigilante. Compartimos con nuestras lectoras contenido de interés público. Dialogamos sobre formas de construir una sociedad más justa para las mujeres y niñas.

Check Also

Alerta, Samuel Vicuña violador de niñas en Naucalpan, Edo. de México

Por Red No Están Solas Este mensaje es para las niñas de Naucalpan y para …

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!