Home / Teatro / Después de la obra de teatro: Tarantismo, delirio femenino.

Después de la obra de teatro: Tarantismo, delirio femenino.

Las que Ardemos estamos convencidas de que el arte comprometido con la realidad social es una necesidad urgente en nuestro país. El pasado 8 de marzo tuvimos el placer de asistir a una obra de teatro surgida del compromiso por empoderar a las mujeres frente al desventajoso papel que les fue impuesto socialmente en el contexto del amor romántico heterosexual y los estereotipos de género. Tarantismo, delirio femenino, retrata el convulso diálogo interno en el que se enfrasca Vanesa después de ser abandonada en el altar por su prometido, Octavio.

Al finalizar la obra platicamos con su creadora, la dramaturga Marisol Naranjo, y con la actriz Mariana Romero, ambas protagonistas de la obra, quienes nos contaron que el Tarantismo era conocido en la Edad Media como un padecimiento generado por la mordedura de una araña, mismo que provocaba turbación y delirio emocional, y que se curaba a través de una danza extática y liberadora.

Mientras escribía la obra, Marisol cayó en cuenta de que su personaje principal padecía Tarantismo, y de ahí surgió la idea del título de la obra, que se estrenó en Jalapa en 2007 y se ha ido transformando desde entonces.

Al preguntarle a Marisol sobre la manera en que ella considera que su obra contribuye a crear conciencia en las mexicanas en relación con el grave clima de violencia que se vive en nuestro país hacia las mujeres, la escritora y actriz explicó que le resulta desgarrador atestiguar que aún cuando existen mujeres que se atreven a denunciar la violencia que enfrentan en sus relaciones afectivas con hombres, ese esfuerzo resulta infructuoso frente a un Estado que ignora sus denuncias, ya que además en muchos casos las mismas son violadas o asesinadas por sus parejas en venganza por denunciarlos. En ese sentido, el deseo de Marisol es que su obra contribuya a que las mujeres tomen conciencia y aprendan a tomar a tiempo decisiones que las alejen de estos escenarios donde sus vidas corren peligro: “A veces permitimos que las relaciones lleguen a tal grado de insanidad que terminan en asesinato. Sin embargo, también he leído artículos sobre mujeres que deciden denunciar y dejar a su pareja pero ni así se salvan, porque las asesinan. Ahí es donde me pregunto cómo puedo seguir contribuyendo a combatir este problema: ¿ahora qué sigue?”, explica con impotencia la dramaturga.

De Tarantismo

A la pregunta de cuáles son los factores que ella cree han contribuido a aumentar la violencia contra las mujeres en México, Marisol respondió que, por un lado, los medios de comunicación juegan un papel crucial en el incremento de este problema, al transmitir todo el día, todos los días, contenidos que son sumamente agresivos hacia las mujeres, aunado a las revistas que publican imágenes de mujeres en topless y los comerciales en los que las mujeres son mostradas en ropa interior sin que esto tenga relación alguna con el producto que promocionan. “Nos han convertido en cosas, en objetos fáciles de agredir, porque en esos comerciales así nos promocionan, como cosas a las que los hombres pueden tocar y hacerles lo que quieran. Todos esos mensajes no son en vano, promueven demasiado la violencia contra las mujeres”.

Por otro lado, explicó Marisol, “También creo que hay un sector de hombres que no han podido dejar atrás el machismo: les encabrona que una mujer les diga ‘no, no quiero’; o quiero, pero de esta manera; o quiero hoy, pero mañana no. No están acostumbrados a que una mujer los enfrente, a que una mujer les diga qué quiere y cómo y cuándo lo quiere. Eso les encabrona”. Por último, Marisol menciona la corrupción del Estado, que ignora las pruebas que inculpan a los feminicidas. “Yo creo que hoy en día las mujeres tenemos que buscar nuestras propias herramientas para defendernos, incluso físicamente, a través de clases de defensa personal. De nada nos sirve que hagan leyes y leyes, si cuando caminamos por las calles y estamos expuestas a agresiones, esas leyecitas no nos servirán de nada. Hay todo un sistema que está estructurado para perpetuar la violencia contra la mujer, y viene desde arriba. Defendernos físicamente también es un derecho. Si ni el gobierno ni nadie nos va a defender, nosotras mismas tenemos que encontrar la manera de defendernos”.

Comparte tu opinión

About Lydia Zárate

Feminista. Clerofóbica. Arde por colaborar con la construcción de un mundo donde la violencia y el horror hacia las mujeres no se consideren normales. Organizadora de aquelarres y argüendera de La que Arde.

Check Also

Teatro: Travestid@s

¡Larga vida al arte que nos acerca a la realidad de la/el otr@ (que también …

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!