Editorial: 1. El derecho a la no maternidad

Dado que el cuerpo es parte y resultado de la cultura, la autonomía se constituye en los procesos vitales culturales.
Psicología es cultura, economía es cultura, sociedad es cultura. En ese sentido, todas las personas somos entes de cultura.
Nos vivimos desde la cultura y ahí nos repetimos culturalmente. Repetimos la cultura o la transformamos.

Marcela Lagarde

En el mundo muere una mujer cada 8 minutos por complicaciones derivadas de un aborto. En México, en estados como Guanajuato y Baja California actualmente hay mujeres, en su mayoría de bajos recursos económicos, cumpliendo condenas de hasta 30 años en prisión por haber interrumpido un embarazo, e incluso por haber sufrido abortos espontáneos.

La maternidad, ese constructo que ha calado en lo más profundo de la sociedad, nos interpela, nos obliga a replantear su significado, a reflexionarlo, a reconstruirlo, a desecharlo. Es alrededor de la maternidad que se han construido los estereotipos más férreos entre los que dictan el “deber ser” de las mujeres: esos que señalan su destino inevitable como reproductoras, que las reducen a vientres, que encarcelan sus cuerpos, que las desvanecen como personas y las convierten sólo en eso: en madres.

La naturalización de la maternidad, afianzada institucional, social y culturalmente, ha arrebatado a las mujeres el derecho a decidir: las censura y las criminaliza. Es por eso que, con la intención de ampliar los espacios de reflexión, de intercambio y de solidaridad, La que Arde celebra la presentación de su primer número temático: “El derecho a la no maternidad”.

Con la alegría desbordada por la gran participación de lectoras y lectores, construimos este número en un esfuerzo por articular un vasto abanico de opiniones y manifestaciones en torno a la maternidad, el aborto y el derecho de las mujeres a decidir sobre sus cuerpas y sus vidas. Recibimos más de 50 colaboraciones desde distintas latitudes. A nivel internacional las propuestas llegaron de Argentina, Chile, Colombia, Guatemala, España, Panamá y Reino Unido. A nivel nacional recibimos propuestas desde Aguascalientes, Baja California Sur, Campeche, Distrito Federal, Guadalajara, Morelos, Puebla, Querétaro y Tamaulipas. Este variopinto conjunto nos brinda una rica diversidad de expresiones que incluyen poesía, ensayo, relato, cuento, documental, video, series fotográficas y testimonios de periodistas, activistas, sicólogas, locutoras, escritoras, investigadoras, antropólogas, historiadoras y artistas, entre otras.

Celebramos que la primera convocatoria de La que Arde haya tenido tan concurrida respuesta: eso es, en sí mismo, un manifiesto. De esta edición resultó un vitral construido por mujeres disímbolas, de muy variadas edades y vivencias, de distintas latitudes y horizontes culturales que, aunque quizá jamás se conocerán, comparten una misma inquietud, una misma rabia.

La respuesta a esta convocatoria reflejó la confianza y el deseo de las mujeres por narrar sus experiencias personales, mismas que en el acto de ser contadas dan lugar al colectivo. Por ello decidimos incluir en este primer número temático a todas las voces que se pronunciaron con respecto al derecho a la no maternidad: cada una de ellas es indispensable. Dado el alto número de colaboraciones que recibimos, decidimos publicarlas en dos partes. En la primera entrega incluiremos la selección del Consejo Editorial; en la segunda agruparemos las aportaciones y testimonios que rompen con el silencio a manera de acto liberador. En convocatorias posteriores los criterios de selección se irán modificando. Hoy celebramos la diversidad, la participación y la inclusión.

Lanzamos esta edición al mar en un esfuerzo que se suma a otros muchos por vencer el tabú social y legal que lapida moralmente y criminaliza a las mujeres que deciden no ser madres, y al mismo tiempo condena el empoderamiento de las que lo son.

Este número también es un llamado, una exigencia para que se modifique esta realidad aberrante en que las instituciones expropian de las mujeres el derecho a decidir sobre sus cuerpas y sus vidas por razón de moralinas religiosas misóginas que deberían haber sido expulsadas hace mucho tiempo de nuestro Estado laico.

La maternidad debe ser una elección gozosa y consciente, no una condena. La interrupción del embarazo es un derecho que debe respetarse sin concesiones, y transitarse sin sufrimientos físicos y psicológicos: sin castigo social.

La que Arde presenta este primer número temático a manera de celebración y de grito: rompamos el silencio y los yugos, nombremos, reflexionemos, decidamos, acompañémonos… ardamos. Hasta que la justicia se siente entre nosotras.

Para ver el número haz click en el siguiente link y ve a la sección 1.1. El derecho a la no maternidad: https://www.laquearde.org

 Portada_La-que-Arde_5

About La que Arde

Somos una revista vigilante. Compartimos con nuestras lectoras contenido de interés público. Dialogamos sobre formas de construir una sociedad más justa para las mujeres y niñas.

Check Also

Editorial: 4. Póngale nombre al macho

Queridas lectoras, Más de veinte mujeres se animaron a ponerle nombre al macho en respuesta …

2 comments

  1. y donde puedo conseguir ese primer numero tematico? por donde vea no encuentro el link que me lleve a el o algo así

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!