Amor Mineral, por Sandra Monobe.

Me acerco y el tiempo retrocede,
no por meses,
no por años,
no por lustros ni décadas.

Me miro por fragmentos,
de reojo
no reconozco este color.

Esperaba un tono de piel más oscuro,
más quemado por el sol,
más desnudo,
más cicatrices;
de cuando corría esquivando ramas
siguiendo el movimiento de un ave
para danzarlo después.

No sé si era hombre o mujer,
ese instante no alcanzó para recorrer todo mi cuerpo,
traté de hacerlo, de contraer el suelo pélvico,
el instante se había ido.
Sacudo los pies y manos,
embriagada de tiempo.

Respiro,
atrofia de ciudad,
capacidad de asombro.

Me gusta.

Gozo indescriptible.

Me fascina.

Le echo un vistazo,
quiero saber más,
los árboles dan pistas;

Vértigo, siento vértigo.
Su efecto hipnótico
me llama
magnéticamente desde la tarde o noche
me despierta
sus nubes enviadas me jalan
irremediablemente.

Me encuentro,
no sé si me ve,
o si me oye,
yo no puedo escucharlo,
sólo sentirlo.

Conmigo es la cita.

Todos los días,
seducida
salgo de lo estéril
cauce en la sangre,
el aire huele a verde,
abrazo grande y profundo,
agua al fin.

Río.

Gozo.

Mineral.

 

Imagen: Rivers of grace. Cynthia Christine

About La que Arde

Somos una revista vigilante. Compartimos con nuestras lectoras contenido de interés público. Dialogamos sobre formas de construir una sociedad más justa para las mujeres y niñas.

Check Also

Instrucciones para predecir el comportamiento de tu nombre. Por David Ledesma

  Instrucciones para predecir el comportamiento de tu nombre Todos los días tienes un nombre …

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!