Home / Póngale nombre al macho / “Su pareja siempre SÍ estuvo en la escena del crimen, pero Lesvy se suicidó” ¿Igual que Mariana Lima, PGJ?
PGJ-3

“Su pareja siempre SÍ estuvo en la escena del crimen, pero Lesvy se suicidó” ¿Igual que Mariana Lima, PGJ?

Julio César Hernández Ballinas asesinó a su esposa Mariana Lima el 28 de junio de 2010. Después lavó su cuerpo y preparó la escena para simular (risiblemente) su suicidio. Entonces llamó a Irinea Buendía, madre de Mariana, para decirle que su hija se había suicidado: ahorcada, colgándose con un cordón, de un clavo. Entre decenas de inconsistencias que delataban la culpabilidad de Hernández Ballinas, la PGJ cerró el caso con base en el dictamen de su asesino: Mariana se había suicidado. Así de fácil opera la maquinaria feminicida en México. Así quedan en la impunidad miles de asesinatos de mujeres -la mayoría ultimadas por sus parejas o ex parejas hombres-, en México cada año.

 

Irinea Buendía. Imagen: Cuartoscuro

Aunque gracias a su valiente e inquebrantable lucha de 6 años, Irinea Buendía consiguió una victoria sin precedentes contra el Estado feminicida mexicano: que se le dictara auto de formal prisión a Julio César Hernández Ballinas, asesino de su hija, la impunidad es la realidad que enfrentan miles de madres todos los días en México, como Araceli Osorio, la madre de Lesvy Rivera Osorio, estudiante de la UNAM asesinada el pasado 3 de mayo en Ciudad Universitaria, que ha tenido que enfrentar una tras otra las embestidas de la maquinaria feminicida mexicana para enturbiar las investigaciones sobre el feminicidio de su hija.

Las coincidencias entre los feminicidios de Lesvy y Mariana son evidentes desde que la noticia se hizo pública: como Julio César Hernández Ballinas, a unas horas de su asesinato, “Jorge Luis González Hernández” (como se presume que se llama), concubino de Lesvy, y última persona en verla con vida, ya había sugerido a la PGJ la teoría del suicidio de Lesvy por ahorcamientoA la par, el delincuente serial, ya preso en 4 ocasiones, se dedicó a hacer declaraciones infamantes sobre su pareja, que diseminó con el apoyo de la PGJ y diversos medios de comunicación hegemónicos siguiendo el protocolo nacional de inculpar a las mujeres de sus propios asesinatos.

Lesvy Berlín Rivera Osorio. Imagen: Efecto TV

Siguiendo con las inconsistencias, “Jorge Luis González Hernández” aseguró a la PGJ que había discutido esa noche con ella, pero después se había ido a su casa, dejándola sola en Ciudad Universitaria, a pesar de que, como reportó La Jornada San Luis, los videos de la UNAM demuestran que el delincuente serial sí había regresado a la escena del crimen después de la discusión. Siguiendo el protocolo nacional, la PGJ apoyó la versión del delincuente.

Fuente: La Jornada San Luis

Ayer, sin embargo, la presión pública de meses ejercida por la la familia de Lesvy y la comunidad feminista mexicana le dio un vuelco a la historia: junto con el Centro “Fray Francisco de Vitoria”, la familia de Lesvy denunció públicamente que la PGJ “…de nueva cuenta dio a conocer información y realizó la detención de una persona sin que la familia fuera notificada de manera previa y adecuada. La PGJ afirma que Lesvy se quitó la vida en presencia de un acompañante que no impidió el hecho y por ello “se acreditó la existencia del delito de homicidio simple doloso”.

Es decir, la presión ha hecho a Jorge Luis González Hernandez y a la PGJ desmentir su versión anterior y admitir que el delincuente serial siempre sí estuvo en la escena del crimen, pero aclarando que su único pecado fue no impedir que Lesvy se suicidara. La PGJ explicó esta nueva versión en los siguientes términos:

Frente a su novio la mujer (Lesvy) se colocó en el cuello el cable de la bocina y se dejó caer, deslizándose de tal modo que la gravedad y su peso le provocaron la asfixia y como consecuencia la pérdida de la vida.”  ¿Encontramos resonancias con la descabellada versión de Hernández Ballinas y la PGJ, cuando aseguraron que Mariana se había colgado de un clavo con un cordón?

El más grande representante del realismo mágico después de Gabriel García Marquez, el Estado feminicida mexicano, es experto en culpabilizar a las mujeres de sus propios asesinatos…después de caricaturizarlos: así exculpó a los asesinos de Digna Ochoa, de Ernestina Ascencio, de Regina Martínez, de la niña Paulette, de Nadia Vera entre muchas otras. La lista es infinita.

Pero cuando la rabia que enfrentas es la de feministas indignadas marchando junto a madres que exigen justicia, la salida no es tan fácil: Miles salimos el pasado 5 de mayo a inundar los pasillos y los jardines de la UNAM (paraíso legal para agresores sexuales) para exigir justicia para la familia de Lesvy.

Y no nos detendremos hasta que la justicia se siente entre nosotras. Hasta que dos preguntas básicas sean respondidas hasta sus últimas consecuencias: ¿Quién es “Jorge Luis González Hernández”? ¿De quién es la mano que mece la cuna en el feminicidio de Lesvy?

 

Marcha para exigir justicia por el asesinato de Lesvy. UNAM, 5 de mayo de 2017.

Comparte tu opinión

About La que Arde

Somos una revista vigilante. Compartimos con nuestrxs lectorxs contenido crítico empoderador y de interés ciudadano. Todos los días dialogamos con nuestrxs seguidorxs sobre cómo construir una sociedad más justa.

Check Also

fábrica-8

Comunicado urgente: gobierno obstaculiza labores de rescate en fábrica. ¡Las vidas de las obreras importan!

CDMX, a 20 de septiembre de 2017. UNA TRABAJADORA VALE MÁS QUE TODA LA MAQUINARIA …

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!