Home / Póngale nombre al macho / Feminicidio en Ingeniería: prepárate, Graue, ¡las feministas haremos temblar la UNAM!
Graue-10

Feminicidio en Ingeniería: prepárate, Graue, ¡las feministas haremos temblar la UNAM!

Redacción.

Ayer Lesvy Berlín Rivera Osorio, de 22 años de edad, fue ahorcada con el cable de una caseta de teléfono en los jardines del Instituto de Ingeniería de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM). Su cadáver fue dejado ahí mismo, expuesto en los jardines de Ciudad Universitaria como símbolo de la guerra que ahí dentro se libra contra las mujeres todos los días. En respuesta (y en consonancia con la tónica institucional cuando de abordar la violencia feminicida en casa se trata), la Sala de Prensa de la UNAM emitió un escueto y frío boletín informativo:

Ingenieria-1

La reacción de una de las instituciones educativas más importantes de América Latina ante un feminicidio en sus instalaciones despierta indignación y asombro, pues dista mucho de ser digna para la víctima, para la comunidad estudiantil y para la sociedad mexicana, viniendo de un alma mater que se jacta de tener una postura comprometida contra la violencia que se ejerce cotidianamente contra las mujeres en sus aulas, sus baños, sus pasillos, sus cubículos…

Hagamos un breve análisis de los múltiples mensajes que transmite simbólicamente este comunicado a la comunidad universitaria y a la sociedad mexicana:

Tu respuesta, Enrique Graue, a este simbólico y doloroso acto de violencia contra todas nosotras, es indignante, y contribuye a normalizar los alarmantes niveles de violencia que tenemos que enfrentar las mujeres en la UNAM.

Nosotras, Lesvy, no vamos a llamar a tu asesinato “probable feminicidio” no por falta de seriedad, sino todo lo contrario. Son las autoridades mexicanas las que no han tomado nunca con seriedad la violencia contra las mujeres… como no sea para ejercerla: nunca para sancionarla. Por supuesto, el feminicidio es un “ilícito” -como dijera, eufemísticamente, el rector de la UNAM- que las autoridades nunca se deciden a probar y por eso los poquísimos que llegan a nombrarse, quedan así, como “probables (eternamente probables) feminicidios”, nunca probados, mas no por falta de pruebas -que abundan- sino por exceso de negligencia, indiferencia y misoginia.  

Lo que está probado es que las autoridades (sean de la UNAM, de la PGR o de cualquier institución) actúan como cómplices del agresor, a quien socorren de mil modos en los que no socorren a la víctima. Ahí está el principio de inocencia que defienden a voz en grito para que se llame “probable” al ilícito hasta en tanto no sea demostrado culpable el agresor, pero cuando se trata de violencia contra la mujer, la Víctima es Culpable de Origen y basta leer cualquier expediente penal de un delito sexual para ver que las preguntas que ministerios públicos y jueces hacen, no en torno al agresor sino a la víctima, no se distancian de las que nuestra machista sociedad plasma en redes sociales: ¿iba sola de noche?¿acostumbraba beber? ¿por qué iba así vestida? ¿tenía más de un novio?… en fin, ¿era mujer y se atrevía a existir? Conclusión: “Eso provocó que la mataran. La culpable es ella, no él. Nada más que investigar.”

Por eso, Lesvy, hermana, para nosotras lo que te llevó a la muerte y a que tu cuerpo inerte fuera exhibido por tus asesinos en el campus de la UNAM se llama FEMINICIDIO así, sin apellidos, porque sabemos que la “justicia” de las instituciones (UNAM, PGR o Juzgado Penal) no está de tu lado, pero la nuestra sí. Nuestra justicia es nombrarnos, amarnos y luchar lado a lado por nuestras vidas, nuestra libertad y nuestra risa. Por eso ahora denunciamos las simulaciones de este sistema institucional feminicida y le exigimos que materialice Nuestra Justicia, encarcelando de por vida a lo(s) asesino(s) que acabaron con tu vida.

Ese mismo sistema de simulación institucional feminicida sabe perfectamente, por ejemplo, que la Facultad de Ingeniería de la UNAM es un paraíso de la misoginia, y que atravesar sus pasillos siendo mujer es como ser negrx y caminar entre dos filas de miembros del Ku Klux Klan, o como ser judíx y entrar en una reunión de neo nazis, hace poco un investigador exigió públicamente al Director de la Facultad de Ingeniería que tomara medidas urgentes para que cese de inmediato el acoso sexual hacia las mujeres en esta facultad y en la de Química.

¿La respuesta? El silencio institucional de siempre, ése que avala y encubre a los agresores; ése que transmite a cientos de miles de estudiantes el mensaje de que la violencia que ejercen estos depredadores contra nosotras es aceptable y normal; ése que perpetúa la impunidad de estos agresores, como hasta ahora Enrique Graue ha procurado la protección de Marcelino Perelló Valls (anuncio que dio públicamente el propio agresor y del que la UNAM no se deslindó), y no la de las mujeres que tienen contacto con él en las instalaciones de la UNAM; ése que mantiene en su puesto, después de años de abusos contra las alumnas, a depredadores sexuales como Seymur Espinoza.

Por todo esto, las feministas nos estamos organizado para llevar a cabo mañana 5 de mayo la primera marcha de protesta multitudinaria en la historia de la UNAM:

Para exigirte, Enrique Graue, que nombres y repudies el FEMINICIDIO de Lesby públicamente, a título personal y a nombre de la casa de estudios que presides; que exijas a las autoridades que identifiquen cuanto antes a el o los responsables; que Marcelino Perelló Valls sea destituido de la UNAM, como te lo exigimos 12,610 estudiantes, ciudadanas y ciudadanos hace ya 17 días; que Seymur Espinoza Camacho sea expulsado de la UNAM y que el Protocolo que encubre a agresores y revictimiza a las sobrevivientes de la violencia machista en la UNAM sea derogado y sustituido por otro que atienda a las normatividades nacionales e internacionales en materia de violencia contra las mujeres.

Nos nos callaremos, Enrique, no dejaremos de exigir justicia para Lesby, y para todas las sobrevivientes de violencia en “la máxima casa de estudios”.

¡Tu vida nos importa, Lesby! ¡No dejaremos de exigir justicia!

¡Nos vemos en la marcha, hermanas!

Hasta que la dignidad se haga costumbre.

Hasta que la justicia se siente entre nosotras.

#VivasNosQueremos

Comparte tu opinión

About La que Arde

Somos una revista vigilante. Compartimos con nuestrxs lectorxs contenido crítico empoderador y de interés ciudadano. Todos los días dialogamos con nuestrxs seguidorxs sobre cómo construir una sociedad más justa.

Check Also

¿Qué hace ese hombre en el vagón de mujeres en la Ciudad de México? Por Karina Vergara Sánchez

Una escena cotidiana: un día laboral cualquiera, en la mañana, cuando tanta gente se desplaza …

3 comments

  1. susana juarez.

    Ya Graue dió cuenta antes de su tendencia política y social al integrarse a la marcha Vibra México, de nuevo su actitud ante el caso Perelló y este despreciable feminicidio hace dudar que sea el indicado para regir a la UNAM . Fuerza compañeras son un ejemplo de coherencia y dignidad.

  2. Lo que contáis es estremecedor e intolerable. Me llena de rabia.Sólo vosotras cambiareis la sociedad, lo haréis, estamos seguras. Mucha fuerza desde España.

  3. A mí preocupa muchísimo que haya indiferencia, que se minimice o peor aún que se tolere la violencia contra las mujeres en la UNAM. Al no actuar o ni siquiera tomar postura contundente frente a la violencia, nos está poniendo en riesgo, en particular a las que por NECESIDAD tenemos que DEFENDERNOS, a las que no tenemos guardaespaldas. No me ponga, no nos ponga en riesgo Dr. Graue.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!